Tabacco e la salud, Composicion de los cigarrillos


 
 
La nicotina

La nicotina, un potente insecticida, es un veneno para el sistema nervioso. Cuatro cigarrillos contienen la cantidad suficiente (50 mg) para matar a un hombre en unos minutos, si la nicotina se inyecta directamente en la sangre. De hecho, se han producido algunas muertes de niños tras la ingestión accidental de cigarrillos o colillas.
Diluida entre el humo, la nicotina llega al cerebro en 7 segundos, excita las células y después paraliza el impulso nervioso: de ahí viene la dependencia al tabaco. Provoca también una aceleración del ritmo cardíaco, estrechando y endureciendo las arterias: el corazón bombea más pero recibe menos sangre. Resultado: el doble de infartos. La nicotina aumenta aún más el consumo de lípidos (de ahí el adelgazamiento) y provoca la hiperglicemia pasajera (golpe de hambre) .

El monóxido de carbono (CO)

Es el gas asfixiante producido por los coches: el 1,5% de los gases de escape. Pero en el humo de los cigarrillos respiramos el 3,2% y directamente del origen.

En la sangre, el oxígeno es transportado por la hemoglobina. Pero mientras se fuma, el monóxido de carbono se posa sobre la hemoglobina 203 veces más rápido que el oxígeno, sin dejarle espacio a este, o que produce la asfixia del organismo. De ahí los problemas cardiovasculares: estrechamiento de las arterias, coágulos sanguíneos, artritis, gangrenas, infartos, etc., pero también la pérdida de reflejos y problemas visuales y mentales. Se necesitan de 6 a 24 horas de monóxido de carbono para dejar el sistema sanguíneo.

Las sustancias irritantes

Estas sustancias paralizan y después destruyen los cilios vibratiles de la mucosa bronqueal, encargados de filtrar y limpiar los pulmones. Ralentizan el flujo respiratorio e irritan las mucosas, provocando todo tipo de infecciones y bronquitis crónicas.

El alquitrán

Los cilios vibratiles están bloqueados (ver párrafo siguiente), el alquitrán del humo del cigarrillo se posa y se acumula en las vías respiratorias y los pulmones y los ennegrece. ¡El hecho de que no se tosa no quiere decir que todo va bien para el fumador! Lo que echa por tierra una de las excusas más corrientes de los fumadores.

La acción cancerígena del alquitrán es muy conocida: es responsable del 95% de los cánceres del pulmón. Se necesitan al menos 2 días sin fumar para que los cilios vuelvan a funcionar poco a poco. ¡Fumar un paquete al día es lo mismo que verter cada año una taza llena de alquitrán en los pulmones (unos 225 gramos de media)!

La química del humo del tabaco
En el humo del tabaco se han encontrado más de 4.000 gases y sustancias irritantes, sofocantes, disolventes, inflamables, tóxicas, venenosas, cancerígenas, incluso…radioactivas (níquel, polonio, plutonio 240…). Algunas se enumeran a continuación: benzopireno, dibenzopireno, benceno, isopreno, tolueno (hidrocarbonos); betanaftilamina, níquel, polonio, plutonio 240, arsénico, cadmio (constituyentes metálicos); dióxido de carbono, metano, amoniaco, monóxido de nitrógeno, dióxido de nitrógeno, sulfuro de hidrógeno (gases); alcohol metílico, etanol, glicerol, glicerina, glicol (alcoholes y ésteros); acetaldehído, acroleína, acetona (aldehídos y cetonas); ácido cianhídric (ácido prúsico), carbóxilo derivado (ácidos); queroseno, pirrolidina, nicotina, nicotinina, nicotelina, nornicotina, nitrosamina (alcaloides o bases); cresol (fenoles), etc.

 

 

El corazon Pulmones Garganta Arterias Composicion de los cigarrillos
Suiza Francia España Guadalupe Italia Túnez Egipto México Bolivia PAYS-BAS Mauricio Tailandia Kenya